martes, 23 de febrero de 2016

Plaza de Mayo: 100 años de historia - El Cabildo

 
Antes de comenzar con los documentales sobre las Invasiones Inglesas había comenzado a planificar una serie sobre la historia de la Plaza de Mayo. Buscando entre carpetas antiguas encontré toda la información y decidí que también voy a largar esta serie. No va a tener fecha de salida fija como las Invasiones pero espero poder producirla regularmente.
Este primer capítulo cuenta la historia del Cabildo.
 
 



El actual edificio del Cabildo tiene sus raíces en el año 1725 cuando comenzó su construcción, según planos de los arquitectos jesuitas Andrés Blanqui y Giovanni Battista Primoli. La obra fue interrumpida varias veces por falta de fondos por lo que el edificio estuvo listo recién en 1750, con su torre terminada diez años más tarde, en 1760. [1] Desde entonces la institución del Cabildo funcionó en el edificio hasta que el 24 de diciembre de 1821 fue disuelta por el nuevo gobierno nacional.
El edificio pasó a estar ocupado por oficinas de los fueros civil y criminal, instalándose en la planta baja escribanías y procuradurías. De las funciones originales que cumplía el Cabildo sólo se conservó la cárcel de hombres, en el segundo patio. [2]
Desde de que fue terminado hasta finales del siglo XIX, el Cabildo sufrió solo modificaciones menores. La más importante fue el cambio de su reloj, en 1860, pasando el original, proveniente de España, a la Iglesia de Balvanera. El nuevo reloj, mucho más grande, fue traído desde Londres. [3]
Sin embargo, los cambios políticos e ideológicos del país se vieron reflejados en la arquitectura, con el abandono de la estética colonial de la ciudad, que por ese entonces se asociaba fuertemente al atraso.
Así fue como el Departamento de Ingenieros encargó, a Pedro Benoit, una serie de obras en el Cabildo que produjeron importantes alteraciones al antiguo edificio: se elevó la torre, se agregaron columnas, esculturas y frisos de estilo italiano.
Las modificaciones también alcanzaron el interior del edificio, remodelando las salas originales y agregando una sobrecargada decoración. [4]
Sobre esta modificación diría un comentarista anónimo varios años más tarde:
“Si los ojos de todos los argentinos contemplaran la que fue Sala Capitular del Cabildo, verían cuan reducida es ella. No se concibe la magnitud de la hazaña por la pequeñez del lugar. Debió quedar tal cual era, para ejemplo de las generaciones. Se ha creído magnificarla, agregándole frescos, dorando sus bóvedas y convirtiéndola en una celda burocrática más.” [5]
Pero el Cabildo solo duró una década en ese estado. La proyección de una avenida por el centro de la fila de manzanas, comprendidas entre Rivadavia e Hipolito Yrigoyen, obligó, en 1888, al ingeniero Juan Antonio Buschiazzo a demoler un costado del Cabildo, con lo cual desaparecieron tres arcos del lado norte.
Se aprovechó la oportunidad para demoler la torre construida por Benoit, pues su excesivo peso ponía en peligro la estabilidad de la construcción.
Desde entonces el Cabildo perdió su simetría y quedó reducido a una simple caja sin forma y carente de toda gracia.
En 1931, para armonizar al edificio con la Avenida Diagonal Sur, la Municipalidad ordenó la demolición de los tres arcos del ala derecha y la creación de una ochava. [6]
El 19 de mayo de 1933 se sancionó la ley n° 11 688 que dispuso la restauración de la Sala de Reuniones del Gobierno Patrio [7] y salvó al edificio de ser completamente demolido. A partir de entonces y a lo largo de esa década del 30' se presentaron diversos proyectos para conservar el monumento histórico o darle una mayor grandiosidad.
El 28 de abril de 1938 el Poder Ejecutivo nacional creó la Comisión Nacional de Museos y Monumentos Históricos, que un año más tarde se instaló en el Cabildo como sede permanente. Ésta comisión encomendó al arquitecto Mario Buschiazzo la restauración de la Sala Capitular y las dependencias de la planta alta, objetivo concluido en noviembre de 1939.
Un año más tarde comenzó la restauración total del edificio para lo que Buschiazzo buscó rescatar los elementos originales, la mayoría de los cuales se hallaban en los depósitos municipales.
La obra fue inaugurada el 11 de octubre de 1940. [8] Desde entonces, salvo por el agregado de algunos edificios anexos, el Cabildo se ha mantenido intacto.

Imágenes del Video
Recursos
  • Catastro Beare - Museo de la Ciudad
Referencias
[1] http://www.cienciahoy.org.ar/ch/ln/hoy116/CabildoBsAs.pdf
[2] http://www.buenosaires.gob.ar/areas/ciudad/historico/especiales/25mayo/cabildo_reformas.php?menu_id=23239
[3] http://www.cienciahoy.org.ar/ch/ln/hoy116/CabildoBsAs.pdf
[4] http://www.buenosaires.gob.ar/areas/ciudad/historico/especiales/25mayo/cabildo_reformas.php?menu_id=23239
[5] Archivo General de la Nación - http://hd-ayf.blogspot.com.ar/2015/02/buenos-aires-antiguo-el-cabildo.html
[6] http://www.turismo.buenosaires.gob.ar/es/atractivo/el-cabildo
[7] http://cabildonacional.cultura.gob.ar/institucional/historia-del-edificio/
[8] http://cabildonacional.cultura.gob.ar/institucional/historia-del-edificio/

1 comentario:

  1. Cuando se habla del cambio de reloj del español al inglés en 1860, ¿no se trató de varios relojes?

    ResponderEliminar