domingo, 22 de febrero de 2015

Buenos Aires Antiguo - El callejon Del Pecado

 
A continuación reproduzco una nota sobre el callejón Del Pecado, aparecida en la revista Caras y Caretas #23 (11/03/1899) que relata un poco de la historia de la misma.
 
 
Hay una tradición de barrio, desautorizada bajo el punto de vista histórico, que asigna el nombre de este brevísimo callejón de setenta varas que pone en comunicación la Plaza del general Belgrano (antes de Monserrat) en su parte media de Este al Oeste, con la calle de Lima, una historia explicativa de su nombre sugestivo.
Se narra un vulgarísimo drama pasional, de esos que ocurren todos los días entre las gentes del pueblo, en e1 que una muchachita requerida de amores por un galán de pañuelo al cuello y aro en la oreja, ante la negativa rotunda y desdeñosa de corresponder á la ardiente pasión del don Juan orillero, cayese una noche acribillada a puñaladas en esa callejuela, huyendo el matador, que a las dos noches se le encontrara ahorcado en los propios barrotes de la reja a que solía asomar la cara de cielo de su víctima.
Si este fuera verdaderamente el origen del nombre de ese callejón, nada más impropio ni improcedente. Aquello no habría sido un pecado sino un crimen y si hechos de esta naturaleza debieran dar nomenclatura a las calles (por mas que respetemos los caprichos e incoherencias de la tradición) ¡á cuantas podría habérseles dado por mayor razón el nombre con que fuera bautizad como con un expiatorio sambenito, el estrecho y breve pasadizo que acaba de ser purificado por la Municipalidad, después de haberlo materialmente transformado la especulación y el progreso, con el perfumante nombre de Aroma, sin duda para poner en un suave olor de santidad
lo que hasta hace poco olfa aún a todas las chamusquinas del infierno!
Creemos que la tradición a que nos referimos más arriba, no es otra cosa que una fantasía vecinal de los modernos moradores de aquella zona de nuestra metrópoli, no encontrando a mano su inventiva otro pretexto más romancesco para explicar el siniestro nombre de la vieja callejuela. Nos imaginamos que ese nombre del «Pecado» tiene un perfecto origen macareno.
La plazuela aquella fue el sitio en que en la época colonial estuvo ubicada la primer plaza de toros de Buenos Aires, y el callejón
a que hacemos referencia y que presentamos en una muy bella fotografía, tomada en los últimos tiempos de su existencia histórica, es el que daba acceso al toril desde los bretes en que se encerraba á las reses de lidia.
Hasta hace poco se conservaba sobre los arcos de la recova ó galería que ocupaba el frente Este de la plaza, y del que se ve un ángulo en nuestro grabado, algunos vetustos restos del maderamen que pertenecía a los palcos de honor, en cuyo centro estaba el del Virrey, Cabildo, oidores, alcaldes y regidores de aquel tiempo, acompañados de las familias de fuste y campanillas que formaban la alta aristocracia de esta muy noble y leal ciudad de la Santísima Trinidad de los Buenos Aires.
Esa callejuela era, pues, el albañal en que pululaba la gente de rompe y rasga, con conexiones tauromáquicas, y como en los días de descanso ese era también el pasillo de las juergas, los amoríos, los beberajes e indudablemente de los celos y de las puñaladas, de ahí que a algún chulo de aquellos de patillazas y marsellés bordao de los del tiempo de Goya y don Ramón de la Cruz, contemporáneo del Marqués de Sobremonte, se le ocurriera bautizar a la calleja aquella, con el nombre der pecao, y ya se le pegó para toda la vida: es decir, hasta que en los meollos de la fina y perfumada municipalidad actual salió la femenil y acicalada ocurrencia de llamarla Aroma, que es como llamarla: ¡Sarasa!
La nueva vida republicana, reaccionando enérgicamente contra lodo lo que era gordo, así como las exigencias creadas por la civilización, la afluencia de población y expansión material del perímetro urbano en nuestra capital, determinaron no solamente la abolición de las corridas de toros, sino también la creación de centros de intercambio que facilitaran el comercio de la ciudad con la campaña cuyas riquezas ya empezaban a requerir mercados públicos para ser cotizadas y vendidas a la especulación europea.
La Plaza de Monserrat fue entonces habilitada como Mercado de Frutos, el primero también que se conoció en Buenos Aires, cuando el 11 de Septiembre y la Plaza Constitución pertenecían aún al dominio de las chacras.
La «Calle del Pecado» mantuvo por ese tiempo en activo y perfecto auge su apropiado nombre, pues mientras las grandes carretas tucumanas de quincho de cimbol, y las cordobesas de paredes de totora y techo abovedado de pieles de toro, apoyadas en sus pértigos y con la culata alzada, servían de ambulantes bazares a la venia de los productos del interior, mientras nuestros carretones de altas y macizas ruedas descargaban sus ricos y pestilentes cuerambres, sus lanas criollas y sus manojos de cerda y pluma de avestruz, en la estrecha y poco aseada calleiuela se instalaban, entre los puestos de sandías y melones, los despachos de ginebra y tortas melosas, decoradas por las moscas, las mozas de la vida airada, dedicadas al merodeo amoroso de soldados y troperos, estableciéndose allí otro mercado, abigarrado, promiscuo y poco higiénico, en donde se oían todas las tonadas de tierra adentro a que hacían fondo musical los rasguidos quejumbrosos de la vihuela criolla.
Se van las tradiciones, se van los recuerdos; la mampostería antigua se hace polvo para servir de liga secular a las modernas é improvisadas construcciones; pero no para en eso la acción revolucionaria del presente con respecto al pasado; se transforma la raza; nuestros hijos ya no llevan los honrados y sencillos nombres de nuestros abuelos, y hasta a las calles que llevaban un nombre que constituía tal vez la evocación de una época, se las despeja de su título tradicional, y como a un pisaverde se las envía a la flamante peluquería municipal para que de allí salgan muy correctamente afeitaditas y perfumadas con el nombre de «Aroma».
GRIFO.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario